viernes, 29 de abril de 2011

El gobierno secreto que dirige Estados Unidos

Autor: Red Voltaire
Sección: Línea Global

29 Abril 2011

En el libro La route vers le nouveau désordre mondial, el profesor Peter Dale Scott recorre la historia del “Estado profundo” en Estados Unidos: la estructura secreta que dirige la política exterior y la política de defensa de ese país, más allá de las apariencias democráticas. En entrevista, el autor retoma la discusión sobre el grupo que organizó los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que se financia a través del tráfico mundial de droga

Maxime Chaix / Anthony Spaggiari / Red Voltaire

http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/principal.jpgUn libro documenta la estructura secreta que dirige la política exterior y la política de defensa de Estados Unidos. El profesor Peter Dale Scott, su autor, recorre la historia del “Estado profundo” de ese país, cuya apariencia democrática es apenas una fachada. Este estudio ofrece la ocasión de poner bajo los reflectores al grupo que organizó los atentados del 11 de septiembre y que se financia a través del tráfico mundial de droga. Se trata de un libro de referencia cuya lectura aconsejan ya las academias militares y diplomáticas.
Red Voltaire (RV): Profesor Scott, ¿pudiera usted proporcionar una definición de “la política profunda” y explicar la diferencia entre lo que usted llama el “Estado profundo” y el “Estado público”?
http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/libro.jpgPeter Dale Scott (PDS): La expresión “Estado profundo” viene de Turquía. Hubo que inventarla en 1996, después del accidente de un auto Mercedes que rodaba a toda velocidad y cuyos pasajeros eran un miembro del parlamento, una reina de belleza, un importante capitán de la policía local y el principal traficante de droga de Turquía, quien dirigía además una organización paramilitar –los Lobos Grises– que asesinaba gente. Se hizo entonces evidente que existía en Turquía una relación secreta entre la policía –que oficialmente estaba buscando al hombre que se encontraba en aquel auto con un jefe de la policía– y aquellos individuos que cometían crímenes en nombre del Estado.
El Estado para el que se cometen crímenes no es un Estado que puede mostrar su propia mano al público. Es un Estado escondido, una estructura secreta.
En Turquía lo llamaron el “Estado profundo”, y yo mismo venía hablando desde hace tiempo de la “política profunda”, así que utilicé esa expresión en mi libro La route vers le nouveau désordre mondial [El camino hacia el nuevo desorden mundial].

Definí la política profunda como el conjunto de prácticas y de disposiciones políticas, intencionales o no, habitualmente criticadas o no mencionadas en el discurso público, además de no reconocidas. Es decir que la expresión “Estado profundo” no es cosa mía. Se refiere a un gobierno paralelo secreto, organizado por los aparatos militares y de inteligencia, financiado por la droga, que se implica en acciones de violencia de carácter ilícito para proteger el estatus y los intereses del ejército de las amenazas que representan los intelectuales, los religiosos y, en ocasiones, el gobierno constitucional.
En La route vers le nouveau désordre mondial, adapto un poco esa expresión para referirme a la más amplia conexión que existe, en Estados Unidos, entre el Estado público constitucionalmente establecido y las fuerzas profundas que se mueven en segundo plano de ese Estado: las fuerzas de la riqueza, del poder y de la violencia que están fuera del gobierno.

Esa conexión podríamos llamarla la “puerta trasera” del Estado público, [puerta] que sirve de acceso a fuerzas oscuras situadas fuera del marco legal.

La analogía con Turquía no es perfecta, ya que lo que actualmente hemos observado en Estados Unidos no es tanto una estructura paralela, sino una amplia zona o ambiente de contactos entre el Estado público y fuerzas oscuras invisibles. Pero esa conexión es considerable, y se necesita una apelación como “Estado profundo” para describirla.

RV: Usted escribió La route vers le nouveau désordre mondial en momentos en que el régimen de Bush se hallaba en el poder y después lo reactualizó con vistas a la traducción al francés. ¿Piensa usted que el Estado profundo se ha debilitado, lo cual favorecería al Estado público, como resultado de la elección de Barack Obama? ¿O, por el contrario, se ha reforzado con la crisis y con la actual administración?

PDS: Después de dos años del gobierno de Obama, la influencia del Estado profundo, o más exactamente de lo que yo llamo en mi último libro La máquina de guerra estadunidense, ha seguido existiendo, como lo ha hecho bajo cada presidente de Estados Unidos desde la época de Kennedy.
Un importante síntoma de ello es la manera en que Obama, a pesar de su retórica de campaña, ha seguido ampliando el campo de aplicación del secreto dentro del gobierno de Estados Unidos y cómo ha seguido castigando a quienes lanzan llamados de alerta: su campaña contra Wikileaks y contra Julian Assange –quien no ha sido inculpado aún por el menor crimen– no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos. Sospecho que el miedo a la publicidad que se percibe en Washington viene de que existe la conciencia de que las políticas de guerra de Estados Unidos están cada vez más desvinculadas de la realidad.

En Afganistán, Obama parece haber capitulado ante los esfuerzos del general Petraeus y de otros generales que querían garantizar que las tropas estadunidenses no comenzaran a retirarse de las zonas de combates en 2011, como había adelantado Obama cuando autorizó un aumento del número de soldados en 2009. El último libro de Bob Woodward, Las guerras de Obama, reporta que durante aquel largo combate que se produjo dentro de la administración para determinar si había que decidir una escalada militar en Afganistán, Leon Panetta, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), le aconsejó a Obama que “ningún presidente democrático puede ir en contra de los consejos del ejército… Así que hágalo. Haga lo que ellos le dicen”. Obama dijo recientemente a soldados estadunidenses en Afganistán: “Ustedes cumplen sus objetivos, ustedes tendrán éxito en su misión”. Este eco de testimonios anteriores –tontamente optimistas– de Petraeus muestra por qué no se hizo en la Casa Blanca una evaluación realista del desarrollo de la guerra en diciembre de 2010, a pesar del mandato recibido inicialmente.

Al igual que Lyndon Johnson antes que él, el presidente está atrapado ahora en un cenagal que no se atreve a perder, y que amenaza con extenderse a Pakistán, así como a Yemen, si no más lejos aún. Sospecho que las fuerzas profundas que dominan los dos partidos políticos son ahora tan poderosas, tan coincidentes y, sobre todo, están tan interesadas en las ganancias que la guerra genera, que un presidente está más lejos que nunca de oponerse a ese poder, ni siquiera ahora cuando se hace cada vez más evidente que la era de dominación mundial de Estados Unidos –al igual que sucedió en su tiempo con la de Gran Bretaña– está a punto de terminar.

http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/obama.jpgEn ese contexto, Obama –sin debate ni revisión– ha prolongado el estado de urgencia interna proclamado después del 11 de septiembre, con las drásticas limitaciones de los derechos civiles que ello implica. Por ejemplo, en septiembre de 2010, la Agencia Federal de Investigación tomó por asalto las oficinas de pacíficos defensores de los derechos humanos en Minneapolis y en Chicago: se basó en una decisión reciente de la Corte Suprema, según la cual, la libertad de expresión y el activismo no violentos reconocidos en la Primera Enmienda se convierten en crímenes si están “coordinados con” o “bajo la dirección” de un grupo extranjero designado como “terrorista”. En nueve años, el Congreso no se ha reunido ni una sola vez para discutir el estado de urgencia decretado por George W Bush después del 11 de septiembre, que, por lo tanto, permanece en vigor hoy en día.
En 2009, el excongresista Dan Hamburg y yo lanzamos una exhortación pública al presidente Obama para que pusiera fin al estado de urgencia y llamamos al Congreso a que realizara las audiencias que su responsabilidad requiere. Pero el 10 de septiembre de 2009, Obama, sin la menor discusión, prolongó nuevamente el estado de urgencia del 11 de septiembre y lo hizo de nuevo al año siguiente. Mientras tanto, el Congreso ha seguido ignorando las obligaciones que le impone su propio estatuto.
Un congresista explicó a uno de sus electores que lo previsto en la National Emergencies Act se ha hecho inoperante por causa de la Continuidad del Gobierno (Cog, por su acrónimo en inglés), un programa ultrasecreto destinado a organizar la dirección del Estado en caso de situación de urgencia nacional. El programa de la Cog fue parcialmente aplicado el 11 de septiembre por Dick Cheney, uno de los principales arquitectos de ese programa, desarrollado dentro de un comité que opera fuera del gobierno regular desde 1981. De ser cierto que las disposiciones de la National Emergencies Act se han hecho inoperantes por causa de la Cog, indicaría que el sistema constitucional de contrapoderes ya no se aplica en Estados Unidos, y que los decretos secretos predominan ahora sobre la legislación pública.

RV: En ese contexto, ¿por qué el Congreso de Estados Unidos no desempeña su papel en la limitación de los poderes secretos que se instauró después del Watergate? ¿Qué consecuencias tuvieron entonces la expulsión de Nixon y el fortalecimiento de la supervisión del Congreso sobre las operaciones secretas de los servicios de inteligencia estadunidenses?

PDS: La estrategia de Nixon para Vietnam consistió en tratar de obtener el apoyo del bando opuesto llegando a acuerdos estratégicos tanto con la Unión Soviética como con China. Esto encontró una violenta oposición tanto de los “halcones” como de las “palomas” en el seno de una nación profundamente dividida. Creo que los “halcones” provenientes tanto de la CIA como del Pentágono fueron partícipes de la crisis fabricada del Watergate, que dio lugar a la dimisión forzosa de Nixon.

Después del Watergate, las “palomas” del Congreso –al que se aplicó por entonces el sobrenombre de McGovernite– de 1974 implantaron cierto número de reformas en nombre de políticas más abiertas y públicas, aboliendo un estado de urgencia que se había mantenido desde la época de la guerra de Corea y estableciendo las restricciones jurídicas y legislativas sobre la CIA y sobre otros aspectos del gobierno secreto. Esas reformas tuvieron como respuesta una movilización concertada tendiente a revertirlas y a restablecer el statu quo.

Aquel debate político implicaba la existencia, en el seno de la dirección del país, de un desacuerdo entre los llamados “negociantes” y los “prusianos”, y la cuestión era saber si, después del fiasco de Vietnam, Estados Unidos debía esforzarse por volver a su anterior papel de nación prominentemente comerciante o si debía responder a la derrota de Vietnam con un aumento suplementario de sus fuerzas armadas.

Aquella lucha burocrática e ideológica fue, a la vez, una lucha por el control del Partido Republicano. Aquello terminó provocando la caída de Nixon y el gradual redireccionamiento –durante la presidencia de Ford– de la política exterior de Estados Unidos de coexistencia pacífica con la Unión Soviética hacia planes tendientes a debilitar y, posteriormente, a destruir –bajo la administración de Reagan– lo que este último llamó “el imperio del mal”. Fue así como, en octubre de 1975, la implicación muy probable de Dick Cheney y de Donald Rumsfeld en la revolución palaciega, que los historiadores designan como “Masacre de Halloween”, significó la derrota del republicanismo moderado de Nelson Rockefeller. Aquello significó esencialmente la reorganización del equipo de Ford, preparando así el fin de la distensión.


http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/donald-rumsfeld.jpgDick Cheney y Donald Rumsfeld, que por entonces dirigían el equipo de la Casa Blanca del presidente Gerald Ford, y controlaban el Departamento de Defensa, desempeñaron un papel decisivo en el triunfo final de los prusianos, al alejar a Henry Kissinger y nombrar como director de la CIA a George H W Bush, quien elaboró desde allí un nuevo estimado, más alarmista, de la amenaza soviética, dando lugar a la correspondiente explosión de los presupuestos de defensa y al sabotaje de la política de distensión. Desde entonces, hemos podido observar en la economía estadunidense una influencia cada vez más importante de lo que Dwight D Eisenhower había llamado, en el histórico discurso de fin de mandato que pronunció el 17 de enero de 1961, el “complejo militar-industrial”.

Hoy en día, estamos sometidos a un nuevo estado de urgencia ampliado, y la supervisión del Congreso sobre las operaciones secretas del Estado profundo de Estados Unidos se ha hecho casi inexistente. Por ejemplo, la supervisión con mandato jurídico del Congreso sobre las operaciones secretas de la CIA se ha evitado con éxito gracias a la creación, en 1981, del Joint Special Operations Command en el Pentágono, al igual que la supervisión sobre las operaciones que dirigió el general Stanley McChrystal antes de su nombramiento como comandante de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán.

RV: En su anterior respuesta, mencionó brevemente el importante papel de George Bush padre en el sabotaje de la política de distensión que había desarrollado Kissinger. Fue, sin embargo, muy breve el periodo de Bush a la cabeza de la CIA. ¿El reemplazo de George H W Bush por el almirante Stanfield Turner, más moderado, a la cabeza de esa Agencia incrementó el control de las operaciones secretas de los diferentes elementos del Estado profundo de Estados Unidos?

PDS: No, en lo absoluto. Sucedió lo contrario, ya que ciertos actores clave de lo que acabo de explicar, ya excluidos de la CIA como consecuencia de la nominación del almirante Turner, se buscaron una nueva “casa” y trabajaron para el Safari Club. Ésta era una organización secreta fuera de todo control que reunía a los directores de los servicios de inteligencia de numerosos países –como Francia, Egipto, Arabia Saudita e Irán. Estimulada esencialmente por el entonces director del espionaje francés, Alexandre de Marenches–. Esta organización tenía como objetivo completar secretamente las acciones de la CIA mediante la realización de otras operaciones anticomunistas en África, Asia Central y Medio Oriente, operaciones que escapaban a todo control del Congreso estadunidense.

Después, en 1978, Zbigniew Brzezinski –que no era miembro del Safari Club– desarrolló una forma de escapar al control del almirante Turner mediante la creación de una unidad especial de la Casa Blanca con Robert Gates, el actual secretario de Defensa, que era por aquel entonces un joven agente operacional de la CIA. Bajo la dirección de Brzezinski, oficiales de la CIA se aliaron a la agencia de inteligencia de Irán –la Organización de Seguridad e Inteligencia Nacional– para enviar agentes islamistas a Afganistán, desestabilizando así aquel país. Esto condujo a la invasión soviética de Afganistán en 1980.

La siguiente década, que se caracterizó por la implicación secreta de la CIA en Afganistán, fue determinante en la transformación de aquel país en un vivero de cultivo de la amapola del opio, del tráfico de heroína y del islamismo yihadista.

Hay muy buenos libros sobre ese tema –uno por Tim Weiner, el otro por John Prados–. Pero, como se dirigieron a oficiales de la CIA que les mostraron sólo algunos documentos que acababan de ser desclasificados, esos autores no hablan de la droga en sus libros.
La conexión de los narcóticos es tan profunda que no se menciona en los documentos de la CIA que se han hecho públicos. Pero la cooperación de la CIA, dirigida por William Casey desde 1981, con el banco de la droga Bank of Credit and Commerce International (BCCI), estimuló la creación en Afganistán de una inmensa narcoeconomía, cuyas consecuencias desestabilizadoras ayudan a explicar por qué hay soldados de la OTAN, afganos y pakistaníes muriendo diariamente en esos lugares.
http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/hekmatyar.jpgEl BCCI fue un enorme banco de lavado de fondos provenientes de la droga. Corrompía, con sus presupuestos y sus recursos, a políticos de primer plano en el mundo entero… presidentes, primeros ministros… Y una parte de ese dinero sucio –de eso no se habla mucho, pero es la realidad– llegaba a políticos en Estados Unidos, a políticos de los dos partidos; ésa es una de las principales razones que explican por qué nunca logramos que el Congreso abriera una investigación contra el BCCI. Hubo de hecho un informe del Senado que fue publicado, firmado por un republicano, Hank Brown, y por un demócrata, John Kerry. Brown felicitó a Kerry por haber tenido el coraje de escribir aquel informe cuando tantas personas de su partido estaban vinculadas con el BCCI.
Este banco fue un factor primordial en la creación de conexiones con gente como Gulbuddin Hekmatyar, probablemente el principal traficante de heroína del mundo entero en la década de 1980. Se convirtió [Hekmatyar] en el principal beneficiario de la generosidad de la CIA, que se completó con una suma similar de dinero proveniente de Arabia Saudita. ¡Hay algo terriblemente nefasto en este tipo de situación!

RV: En 1976, Jimmy Carter fue electo con base en un programa de reducción de los gastos militares y de distensión con la Unión Soviética, lo que en realidad no se concretó en los cuatro años de su mandato. ¿Puede usted explicarnos por qué? ¿Será que su consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, desempeñó algún papel en aquella política exterior, sensiblemente más agresiva que lo que se esperaba?

PDS: Los medios de difusión presentaban a Carter como un candidato populista, como un granjero sureño cultivador de maní. Pero la realidad profunda era que Carter había sido preparado para la presidencia por Wall Street, particularmente por la Comisión Trilateral, financiada a su vez por David Rockefeller y dirigida por Zbigniew Brzezinski.

Brzezinski, un polaco furiosamente antisoviético, se convirtió entonces en el consejero de Seguridad Nacional de Carter. Y desde el principio de aquel mandato [Brzezinski], interfirió continuamente al secretario de Estado Cyrus Vance para mantener una política exterior más vigorosamente antisoviética. En ese aspecto, Brzezinski actuó en contra de los objetivos planteados de la Comisión Trilateral, de la que el presidente Carter había sido miembro.
La idea subyacente de la Comisión Trilateral era una imagen más bien atrayente de un mundo multipolar en el que Estados Unidos hubiese desempeñado un papel de mediador entre el Segundo Mundo, es decir el bloque soviético, y el Tercer Mundo, que era lo que en aquel momento se designaba como los países subdesarrollados o menos desarrollados ?yo detesto esa expresión porque viví en Tailandia y, en ciertos aspectos, ¡ellos están mucho más desarrollados que nosotros!
En resumen, al ser electo, Carter nombró como secretario de Estado a un verdadero trilateralista, Cyrus Vance, y tenía como consejero de Seguridad Nacional a Zbigniew Brzezinski, quien estaba decidido a utilizar el Estado profundo para hacerle a la Unión Soviética tanto daño como le fuera posible. Y la mayor parte de lo que se interpretó como los “éxitos” del régimen de Reagan claramente se inició en la época de Brzezinski.
Fue una renuncia total de aquello a lo que se había comprometido la Comisión Trilateral. El pobre Carter fue electo porque había prometido cortes en el presupuesto de Defensa y, antes de su salida [de la Casa Blanca], había metido al Departamento de Defensa en masivos aumentos presupuestarios que, una vez más, fueron asociados a Reagan, aunque en realidad habían comenzado antes.
Por consiguiente, una masiva campaña tendiente a un aumento de los presupuestos de defensa –campaña discretamente realizada por ricos industriales del aparato militar que actuaban a través del Comité sobre el Peligro Presente– llevó a la opinión pública estadunidense a fortalecer el esfuerzo de Brzezinski a favor de una presencia y de una política exterior estadunidenses más militantes, sobre todo en el Océano Índico.

RV: Después de haber sido un hombre muy influyente con el presidente Gerald Ford, Dick Cheney –junto a su mentor Donald Rumsfeld y junto al vicepresidente George H W Bush– fue, a partir de la presidencia de Reagan, uno de los hombres claves del programa ultrasecreto Cog. ¿Puede usted explicarnos en qué consiste ese programa? ¿Ya se ha aplicado, aunque sea parcialmente?
http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/dick-cheney.jpgPDS: Desde el comienzo de la presidencia de Reagan, en 1981, se creó un grupo secreto, fuera del gobierno regular, para trabajar sobre la llamada Continuidad del Gobierno o Cog; dicho de otra manera, en planes de la Cog destinados a organizar la gestión del Estado en caso de urgencia nacional. Ese programa era inicialmente una extensión de planes preexistentes destinados a responder a un ataque nuclear que decapitara la dirección de Estados Unidos. Pero antes del fin del mandato de Reagan, su orden ejecutiva número 12686 de 1988 modificó los términos [de dichos planes] para que cubrieran cualquier tipo de urgencia.
La Cog es otra de las cosas que se asocian a Reagan; pero aquellos planes en realidad comenzaron en la época de Carter, aunque es posible que este último nunca haya estado al corriente de ello. En efecto, Carter creó la FEMA [la Agencia Federal de Manejo de Situaciones de Urgencia], que históricamente siempre fue la estructura de planificación de la Cog.
Lo que resulta bastante chocante es que, aunque los planes de la Cog son extremos, el Congreso no estaba al corriente de ellos en la década de 1980. Sólo un pequeño grupo –en el que se encontraban Oliver North, Dick Cheney y Donald Rumsfeld– estaba encargado de trabajar en esos planes, en virtud de una orden ejecutiva altamente secreta de Reagan emitida en 1981.
La cuestión de la Cog se mencionó públicamente por primera vez en 1987, durante las audiencias sobre el escándalo Irán-Contras, cuando un miembro del Congreso, Jack Brooks, le preguntó a Oliver North: “Coronel North, en el marco de su trabajo en el Consejo de Seguridad Nacional, ¿no le asignaron a usted en un momento dado la planificación de la Continuidad del Gobierno en caso de un desastre de envergadura?”. Agregó el congresista Brooks: “Yo estaba particularmente preocupado, señor presidente, porque leí en varios diarios de Miami y en algunos más que había un plan elaborado, por esta misma agencia, un plan de contingencia en caso de urgencia que suspendería la Constitución de Estados Unidos. Aquello me inquietó mucho y me pregunté si era un aspecto en el cual había trabajado él. Yo creo que así es y quería tener esa confirmación”.
El senador Inouye, director de aquella comisión investigadora del Congreso, le respondió con un poco de nerviosismo: “Con todo respeto, ¿puedo pedirle que no se toque ese tema en este momento? Si queremos abordarlo, estoy seguro que pueden hacerse arreglos para una sesión ejecutiva”. Está claro que las preguntas del congresista Brooks eran sobre la Continuidad del Gobierno. Aquellos arreglos para la realización de una sesión ejecutiva nunca tuvieron lugar.
Cheney y Rumsfeld –dos figuras claves del programa de la Cog– siguieron participando en esos planes y ejercicios, muy onerosos, a lo largo de dos décadas sucesivas, incluso en momentos en que, hacia fines de la década de 1990, los dos eran directores de empresas privadas que nada tenían que ver con el gobierno. Se ha dicho que el nuevo blanco que sustituyó a la Unión Soviética fue el terrorismo, pero algunos periodistas han mencionado que desde principios de la década de 1980 había importantes planes destinados a hacer frente al tipo de manifestaciones que, según la mentalidad de Oliver North y de otros como él, habían llevado a la derrota de Estados Unidos en Vietnam.
Nadie duda que los planes de la Cog se hayan aplicado parcialmente durante el 11 de septiembre de 2001, paralelamente a un estado de urgencia proclamado oficialmente. Este último sigue aún en vigor al cabo de nueve años, a pesar de una ley posterior al Watergate que exige ya sea una aprobación o un cese de una urgencia nacional por parte del Congreso cada seis meses. Los planes de la Cog son un secreto celosamente guardado, pero en la década de 1980 hubo informes que señalan que esos planes implicaban medidas de vigilancia y detenciones sin mandato, así como una militarización permanente del gobierno. En cierta medida, esos cambios claramente se aplicaron después del 11 de septiembre.
No hay manera de determinar cuántos cambios constitucionales ocurridos desde el 11 de septiembre pueden tener su origen en la planificación de la Cog.
Sabemos, sin embargo, que nuevas medidas de aplicación de la Cog fueron instauradas nuevamente en 2007, cuando el presidente Bush emitió la National Security Presidential Directive 51 (Directiva Presidencial de Seguridad Nacional, o NSPD-51/HSPD-20). Esta directiva estipulaba lo que la FEMA posteriormente llamó “una nueva visión para garantizar la continuidad de nuestro gobierno”, y fue seguida por un nuevo Plan de Desarrollo de la Política de Continuidad Nacional.
La NSPD-51 invalidó también la PDD 67, que era la directiva de la Cog del decenio anterior elaborada por Richard Clarke, quien era por aquel entonces el zar del contraterrorismo en Estados Unidos desde la época de Clinton. En fin, la NSPD-51 hizo referencia a nuevos “anexos clasificados sobre la continuidad”, señalando que deben “ser protegidos contra toda divulgación no autorizada”.
Bajo la presión de algunos de sus electores que se habían movilizado a favor de la apertura de una verdadera investigación sobre el 11 de septiembre, el congresista Peter DeFazio, miembro de la Comisión sobre la Seguridad Interior, presentó dos pedidos para consultar esos anexos.
Su primer pedido fue rechazado. DeFazio presentó entonces un segundo pedido, mediante una carta firmada por el presidente de su Comisión. El pedido fue rechazado de nuevo. Una vez más, esto indicaría que el sistema constitucional de contrapoderes ya no se aplica en Estados Unidos y que los decretos secretos están ahora por encima de la legislación pública.
RV: En La route vers le nouveau désordre mondial, usted afirma que la Comisión Nacional Investigadora sobre el 11 de septiembre –cuyos miembros fueron nombrados por el gabinete de George W Bush y cuyo informe final fue redactado por el equipo del director ejecutivo Philip Zelikov– incurrió en repetidos engaños sobre el tema del 11 de septiembre, sobre todo en lo tocante a las actividades de Dick Cheney en aquella mañana. ¿Puede usted explicar ese aspecto en particular?
PDS: Inicialmente, George W Bush se resistió a toda investigación sobre el 11 de septiembre hasta que el Congreso impuso una Comisión Investigadora, en respuesta a una eficaz campaña de las familias de las víctimas. Thomas Kean y Lee Hamilton, directores de la Comisión, prometieron públicamente guiarse por las preguntas sin respuestas de las familias de las víctimas, como, por ejemplo, saber quiénes eran realmente los presuntos secuestradores de los aviones y cómo fue que se derrumbaron tres edificios del World Trade Center cuando uno de ellos ni siquiera llegó a recibir el impacto de un avión.
Finalmente, esas preguntas, al igual que otras muchas interrogantes, no llegaron a mencionarse. Asimismo, la Comisión recogió gran cantidad de testimonios contradictorios y, en muchas ocasiones, reescribió ciertos relatos. Bajo la estrecha supervisión de Philip Zelikov, el director de aquella Comisión, quien por mucho tiempo había sido empleado del gobierno en cuestiones de seguridad nacional, el Informe de la Comisión sobre el 11 de septiembre ignoró ciertas contradicciones y corrigió otras de una forma que fue cuestionada por numerosos críticos.
El Informe atribuyó la ausencia de respuestas [de la Defensa estadunidense] de aquel día a un caos y a una ruptura sistémicas, ignorando así otros testimonios de Cheney, según los cuales él desempeñó aquel día un papel preponderante. La Comisión ignoró igualmente importantes contradicciones y dudas sobre el testimonio que había prestado Cheney. Un tema crucial que la Comisión no investigó de manera explícita fue la aplicación de los planes de la Cog [durante los hechos] el 11 de septiembre.
Tampoco mencionó la Comisión de Estudios sobre el Terrorismo de Cheney –reunida por decreto de Bush en mayo de 2001– que fue citada como fuente de origen de una orden del Comité de Jefes del Estado Mayor Conjunto, que databa del 1 de junio de 2001. Aquella orden modificó [u obstaculizó, haciéndolas inoperantes] las condiciones de intercepción de los aviones secuestrados por parte de la Fuerza Aérea.
Para lograr su recuento restringido sobre la responsabilidad de Cheney [en lo sucedido] aquel día, la Comisión también restó importancia –y de manera flagrante– a varios recuentos de testigos oculares [que estaban] en completo desacuerdo con la cronología de la propia Comisión, particularmente los del director del contraterrorismo Richard Clarke y del secretario de Transportes, Norman Mineta.
RV: Gran parte de La route vers le nouveau désordre mondial trata sobre la geopolítica del petróleo, de la droga y del armamento y la manera como el Estado profundo estadunidense la maneja en Asia Central y en el Medio Oriente desde la época del presidente Carter. Sabiendo que la “guerra contra el terrorismo” perdura y se extiende hoy en más de 60 países –principalmente a través de operaciones secretas–, ¿cuáles son los verdaderos orígenes y objetivos de ésta?
PDS: Al principio de la “guerra contra el terrorismo”, estaba muy claro que los consejeros estratégicos de los dos partidos, al igual que los grupos de reflexión [think tanks, centros o institutos de propaganda y/o difusión de ideas políticas], como el Council on Foreign Relations, estaban preocupados por la necesidad de Estados Unidos en preservar su dominio histórico sobre los mercados petroleros mundiales. Produjeron documentos que apoyaban la idea de un incremento de la fuerza militar de Estados Unidos en la región del Golfo Pérsico, así como la idea de adoptar planes militares destinados, en particular, a ocuparse de Sadam Husein.
Hoy, la “guerra contra el terrorismo” ha seguido extendiéndose, y nos dicen que los militantes salafistas se han desplazado –como era de esperar– hacia nuevas regiones del mundo, sobre todo hacia Somalia y Yemen, para preparar sus represalias. La “guerra contra el terrorismo” se ha convertido en un ensayo para la actual doctrina estratégica de Estados Unidos tendiente a implantar un “dominio total”, como fue definida en el importante informe del Pentágono Joint vision 2020, llamando entonces a garantizar “la capacidad de las fuerzas estadunidenses, operando solas o con el apoyo de los aliados, para derrotar a cualquier enemigo y controlar cualquier situación mediante la gama de operaciones militares [disponibles]”.
Desde la Segunda Guerra Mundial, cada una de esas escaladas ha sido conducida por un lobby de la Defensa financiado originalmente por el complejo militar-industrial y actualmente por media docena de fundaciones de derecha que dispone de fondos ilimitados. Con el tiempo, su personal ha ido emigrando de grupo en grupo –el American Security Council, el Comité sobre el Peligro Presente, el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano y, actualmente, el Center for Security Policy (CSP). Pero sus objetivos han ido ampliándose con el paso de los años: de maximizar la presencia estadunidense hasta restringir las libertades individuales para impedir la reaparición de cualquier tipo de movimiento antiguerra en Estados Unidos. Yo abordo la expansión de esta facción del sector de la defensa en mi más reciente libro La máquina de guerra estadunidense.
Esa agenda incluye cada vez más el macartismo, por no decir el fascismo. Cierto número de grupos está alimentando una histeria islamófoba que recuerda la histeria anticomunista de la década de 1950, llamando a una guerra aparentemente sin fin contra el Islam. Por ejemplo, el CSP publicó recientemente el documento Shariah, the threat to America, en el que proclama que la sharia es “la amenaza totalitaria de nuestra época”, con advertencias alarmistas sobre una “yihad infiltrada” y una “yihad demográfica”.
RV: Esa “guerra contra el terrorismo” –cuyos verdaderos fundamentos y objetivos están lejos de ser expuestos explícitamente por los gobiernos de los países miembros de la OTAN– comenzó en Afganistán, en 2001. En ese Estado, poderosos señores de la guerra aliados a Estados Unidos en la década de 1980 –época en la que los muyahidines combatían a las tropas soviéticas– son actualmente destacados actores del conflicto en “AfPak”, la entidad geopolítica que abarca Afganistán y Pakistán. Tomemos como ejemplo simbólico el caso de Gulbuddin Hekmatyar. La opinión pública de los diferentes países de la OTAN no parece darse realmente cuenta de quién es este señor Hekmatyar. ¿Puede usted proporcionarnos información sobre él? En su opinión, ¿cómo simboliza [Hekmatyar] el peligro que representa una política exterior estadunidense que, por falta de control legislativo y de visibilidad pública, ha provocado la explosión del tráfico de droga a nivel global?
PDS: Al disponer de pocos agentes leales en Afganistán, Estados Unidos decidió realizar su Operación Ciclón a través de los que estaban a la disposición de la Inter-Services Intelligence (ISI, los servicios secretos pakistaníes). Pakistán, temiendo a su vez a los reclamos de los verdaderos nacionalistas afganos que reivindican sus propios territorios fronterizos, dirigió el volumen de las ayudas provenientes de Estados Unidos y de Arabia Saudita hacia dos extremistas cuya base de apoyo en Afganistán era muy restringida: Abdul Rasul Sayyaf y Gulbuddin Hekmatyar.
Este último, miembro de la etnia pashtún y de la tribu ghilzai, originario del Norte de pashtún, fue entrenado inicialmente para la resistencia violenta bajo la dirección de los pakistaníes. Fue, al parecer, el único líder afgano que reconoció explícitamente la línea Durand, que define la frontera entre Afganistán y Pakistán. Para compensar el apoyo que no tenían entre la población local, Sayyaf y Hekmatyar cultivaron y exportaron opiáceos de forma masiva en la década de 1980, también con apoyo del ISI.
Fue por esa misma razón que los dos colaboraron con los muyahidines extranjeros –es decir, con los iniciadores de Al Qaeda– que por entonces afluían hacia Afganistán, y Hekmatyar parece haber desarrollado una estrecha relación con Osama bin Laden. Aquella afluencia de fundamentalistas wahabitas y deobanditas provocó el debilitamiento de la versión tradicional sufista del Islam local.
Durante la campaña antisoviética, las fuerzas de Hekmatyar asesinaron a personas que apoyaban a Ahmed Shah Masud, la principal amenaza para los planes de Hekmatyar –que contaban con el apoyo del ISI–, que consistían en dominar el Afganistán postsoviético. Después de la retirada de estos últimos, la CIA –actuando en contra de las recomendaciones del Departamento de Estado– utilizó también a Hekmatyar para impedir la constitución de un gobierno de reconciliación nacional, lo cual condujo a una guerra civil que provocó la muerte de miles de personas en la década de 1990.
Desde la invasión de Estados Unidos contra Afganistán en 2001, Hekmatyar ha dirigido su propia facción de combatientes para obtener una retirada de las tropas de la OTAN, aunque parece más abierto que los talibanes, en cuanto a integrarse a un gobierno de coalición dirigido por el actual presidente Hamid Karzai. En Washington, importantes funcionarios de la Defensa –como Michael Vickers– aún se refieren a la Operación Ciclón como “la acción clandestina más exitosa” en la historia de la CIA.
No parecen preocupados por el hecho de que ese programa de la CIA haya contribuido a generar y a desencadenar algo como Al Qaeda –la nueva justificación postsoviética para los aumentos sin precedentes de los presupuestos de defensa– ni tampoco por haber conferido a Afganistán su actual papel de principal fuente mundial de heroína y hachís.
RV: En conclusión, ante la situación financiera, económica, política, social e incluso moral existente en Estados Unidos, así como en numerosos países a través del mundo, ¿tiene usted confianza en el futuro? ¿Ve usted indicios estimulantes de una mayor influencia de lo que usted llama la “voluntad prevaleciente de los pueblos” en la toma de decisiones políticas, un proceso que es hoy por hoy más oligárquico que nunca?
PDS: Se dice que deberíamos ver cada crisis como una oportunidad. La crisis de Estados Unidos, que es también la del mundo, pudiera ser ciertamente la ocasión de introducir reformas de gran envergadura en los procesos del capitalismo de mercado que engendraron diferencias tan grandes entre los muy ricos y los muy pobres. Desgraciadamente, debido a esos procesos, las políticas tradicionales y los métodos de movilización se han hecho más ineficaces, aun de lo que ya eran anteriormente.
En La route vers le nouveau désordre mondial, defiendo que importantes cambios sociales son posibles cuando la opresión da lugar a la formación de una opinión pública unida –o de lo que llamo “la voluntad prevaleciente de los pueblos”– en oposición a esa opresión. Hago referencia a ejemplos como el movimiento por los derechos cívicos en el Sur de Estados Unidos o el movimiento polaco Solidarnosc.
Desarrollos tecnológicos como internet han facilitado más que nunca la unión de las personas tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Pero la tecnología ha perfeccionado también los instrumentos autoritarios de vigilancia y represión, haciendo la movilización activista más difícil que antes. Por consiguiente, el futuro es muy incierto. Pudiera decirse que el sistema global actual está más inestable que nunca y que es posible que algún tipo de prueba de fuerza logre cambiarlo.
En todo caso, yo estoy convencido de que estamos viviendo un periodo particularmente estimulante. La juventud debe continuar uniéndose como siempre lo ha hecho a movimientos que aspiran al cambio social y a crear nuevos espacios propicios al intercambio global. Y, por sobre todo, no hay ninguna excusa para la desesperación.
http://archivo.contralinea.info/2011/abril/230/fotos/gobierno-eu/peter-dale.jpg

Canal+ emitirá imágenes de un pueblo indígena aislado en peligro

La cadena emitirá imágenes únicas de un pueblo indígena aislado el próximo sábado 30 de abril, a las 20 horas, en el episodio Junglas de la nueva y espectacular serie documental Planeta Humano.
Internacional | Tercera Información 
El documental muestra a un pueblo indígena no contactado en la Amazonia brasileña con un detalle nunca visto. El equipo de la BBC usó cámaras de alta definición y las técnicas más avanzadas para capturar las imágenes desde una distancia de casi un kilómetro.
La estrella de cine Gillian Anderson dobló el vídeo de Survival que incluye las imágenes de la BBC y que sirvió como lanzamiento de la urgente campaña de Survival International para proteger a los indígenas aislados . El vídeo ha sido doblado al español por la periodista y presentadora Nieves Herrero.
Gillian Anderson ha declarado : « La mayor fuerza de estas increíbles imágenes es lo sanas y seguras de sí mismas que parecen estas personas. Espero que se las pueda dejar en paz, pero eso sólo ocurrirá si se detiene a los madereros ».
La tribu, que vive cerca de la frontera entre Brasil y Perú, está amenazada por la tala ilegal que afecta al lado peruano.
Más de dos millones de personas ya han visto el vídeo de Survival en la red. Las fotografías de los indígenas, publicadas por Survival International en enero con la autorización del Departamento de Asuntos Indígenas de Brasil , tuvieron un gran impacto mediático en todo el mundo.
Las autoridades peruanas han anunciado que trabajarán junto con Brasil para frenar la tala ilegal en el territorio de los indígenas aislados.
El vídeo muestra a una comunidad próspera y sana, con cestas de mandioca y papaya, plátanos y huertos. Hombres, mujeres y niños miran con curiosidad al avión que los sobrevuela.
Son uno de los muchos pueblos indígenas no contactados que hay en la Amazonia. Los madereros ilegales, los ganaderos y las empresas petroleras están poniendo en peligro a estos pueblos por la deforestación que causan, y amenazan con exponerlos a enfermedades contra las que no tienen ninguna inmunidad.
Laura de Luis, portavoz de Survival International en España, ha declarado hoy :
« Las bellas y sobrecogedoras imágenes de Planeta Humano nos permiten abrir una pequeña ventana a las vidas de un pueblo indígena aislado. Son impresionantes, y muchas de las personas que las han visto se han sentido inspiradas para pasar a la acción y proteger a los indígenas no contactados ».
— 

jueves, 28 de abril de 2011

30 Abril, Inauguración de la Casa de Sandino - Barcelona



El próximo sábado 30 de abril se inaugurará el local de la Casa Sandino, espacio gestionado por el Comité de Solidaridad Sandinista de Catalunya, local ubicado en la ciudad de Barcelona, y será  inagurado a partir de las cinco de la tarde, con la participación del embajador de Nicaragua en España, Augusto Zamora, quien facilitará una conferencia sobre la “Vida y Obra de Sandino”, a la vez contaremos con la participación de Carlos Corea, ex-embajador de Nicaragua ante la UNESCO, que explicará sobre la situación político social del país, a Enric Font, presidente de Casa Nicaragua de Catalunya, quien comentará sobre la solidaridad con Nicaragua y como invitado especial al compañero Francisco Neira - Consul Honorifico de Nicaragua en Catalunya
En este espacio (La Casa Sandino), pronto, funcionará una tienda campesina nicaragüense que promocionará y dará apoyo al cooperativismo de Nicaragua, vendiendo sus productos alimentarios y artesanales por medio de la creación de una red de consumidores. Estos Productos son hechos bajo criterios éticos y de justicia social y que a la misma vez con su compra se estará fortaleciendo el proyecto de desarrollo comunitario/rural que impulsan dichas cooperativas a nivel local.

La Casa será un punto de encuentro abierto al público en general, se realizará una tarea de difusión, apoyo de actividades que se realicen desde cualquier ong's, asociación y movimiento social en la zona, promoviendo un fortalecimiento y unión de la solidaridad desde “la Xarxa X Nicaragua”. Blog informativo ya existente, a la vez se coordinará con las demás redes de información que ya hacen este tipo de trabajo difusorío.
En este sitio se facilitará también atención e información al recién llegado de Nicaragua en temas consulares, apoyo legal para temas de inmigración y extranjería, asesoría legal en general, entre otros temas mas, dirigidos a la población nicaragüense que reside en la zona de Catalunya.
El espacio y su infraestructura son accesibles a las luchas sociales y a todos aquellos grupos con objetivos organizados implicados en cooperación y solidaridad dirigida a Centro America, especialmente con Nicaragua. Para ello, solamente será necesario ponerse en contacto con la organización que gestiona el espacio. (CasadeSandinobarcelona@hotmail.com)

La Celebración tendra actividades culturales:
Participará desde Zaragonza Abraham Castellón con musica nicaragüense
En la Marimba Julito nos visitará desde Igualada.
Floklore nicaragüenses Yanaina Acevedo, Nacira Hernández, Carlita Acevedo, Magali Acevedo, Leticia Beltrán y Humberto Espinosa quienes nos visitarán desde Vic, Barcelona y Girona.

Y Cena Nicaragüense.




Javier Huerta
Responsable de Relaciones Sociales
Comité de Solidaridad Sandinista de Catalunya
Casa de Sandino Barcelona (calle Perez Galdos, 38 (bajo)
Telf 932 187 587
http://casasandinobcn.org/



"Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos, nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán".

miércoles, 27 de abril de 2011

Honduras: Pobladores de Zacate Grande denuncian acoso y represión por parte del terrateniente Miguel Facussé. Giorgio Trucchi

La voracidad de Miguel Facussé

Rel-UITA


Diez comunidades en la península de Zacate Grande, en la costa sur de Honduras, llevan más de once años luchando para que se les reconozca el derecho a vivir y trabajar en la tierra donde han permanecido por más de ochenta años. Un derecho que dicen está en peligro a causa de la insaciable voracidad del terrateniente palmero Miguel Facussé Barjum. “Bienvenidos a la zona libre de terratenientes”, se lee en un rotulo puesto a la entrada del recinto donde transmite la radio comunitaria La Voz de Zacate Grande.
La radio, que el próximo 14 de abril cumplirá un año de estar al aire, se ha transformado en uno de los bastiones de la lucha de las comunidades de Zacate Grande, contra las pretensiones del terrateniente y productor palmero Miguel Facussé de apoderarse de sus tierras.
“Llevamos más de 11 años luchando por nuestras tierras y sufriendo una constante represión por parte de policías, militares y los guardias de seguridad de Facussé.
En varias ocasiones nos han amenazado, golpeado y detenido. Tenemos orden de captura y nos acusan de usurpación de tierra, desobediencia al Estado, evasión fiscal y daños al medio ambiente”, dijo a Sirel, el Fiscal de la Asociación por el Desarrollo de la Península de Zacate Grande (ADEPZA), Gerardo Aguilar.
Según los miembros de esta combativa asociación, el conflicto remonta a los años 90, cuando Miguel Facussé inició sus oscuras maniobras, ya ampliamente experimentadas en el Bajo Aguán.
Pese a tener una posesión natural sobre las tierras de la zona, los pobladores de Zacate Grande tuvieron que enfrentarse a la voracidad del terrateniente, quien argumentó ser propietario de la península.
“En el 2000 creamos el Movimiento de Recuperación y Titulación de Tierra de Zacate Grande, que hoy se ha estructurado en la ADEPZA.
En estos 11 años -continuó Aguilar- negociamos en varias ocasiones con Facussé, sin embargo la represión no se detuvo y ha tratado de dividirnos, apoderándose de más tierra y playas”, dijo Aguilar.
Los miembros de ADEPZA denunciaron que el terrateniente ha levantado un muro que se extiende por más de 20 kilómetros, obstaculizando el acceso a las playas. Cuando los pobladores tratan de atracar con sus lanchas son atacados por los guardias de seguridad de Facussé.
En 2008, los integrantes de ADEPZA recurrieron al Instituto Nacional Agrario (INA) para que se remidiera las tierras y se les reconocieran sus derechos de propiedad.
“El golpe de Estado paralizó el proceso. Facussé incrementó la vigilancia sobre las tierras en conflicto y se multiplicó la presencia de guardias de seguridad, policías y militares.
Se desató una represión feroz con enfrentamientos que dejaron un saldo de decenas de detenidos, golpeados y heridos.
La radio comunitaria -continuó el directivo de ADEPZA- ha sido objeto de varios intentos de desalojo. No quieren que los jóvenes sigan denunciando las barbaridades que se cometen en Zacate Grande”.
Represión y más represión
Ante los comisionados de la Comisión de Verdad (CdV), quienes viajaron hasta el lugar para recoger los testimonios de las víctimas de la violencia, los pobladores de la comunidad de Puerto Grande, dijeron que en junio de 2010, centenares de policías y militares rodearon e intentaron cerrar la radio comunitaria.
En julio del mismo año, la zona fue nuevamente militarizada y Facussé entregó títulos de propiedad a familias que no pertenecen a la ADEPZA, con el objetivo de crear conflictos internos y desarticular la lucha.
El pasado 15 de diciembre, pobladores de Coyolito fueron brutalmente desalojados, golpeados y detenidos, mientras que el 13 de marzo de 2011, el director de la radio, Franklin Meléndez, fue baleado en una pierna por personas hostiles a la radio.
Finalmente, el 1 de abril se emitió una orden de captura contra Meléndez, el presidente de ADEPZA, Pedro Canales y otros 6 pobladores más.
“Para Facussé y los órganos judiciales que lo respaldan, sembrar granos básicos es usurpación, labrar la tierra ocasiona daños al medio ambiente e informar y crear conciencia a través de la radio constituye una evasión fiscal.
La situación es muy grave. Hay más de 90 personas acusadas de varios delitos y 45 han recibido amenazas de muerte. Estamos en un estado de desamparo y pedimos a la solidaridad internacional que no nos dejen solos”, concluyó Canales.
Fuente: http://www.rel-uita.org/agricultura/palma_africana/la_voracidad_de_miguel_facusse.htm
Nota: Galeria de fotos Noticia relacionada:
Violaciones de derechos humanos en Honduras

Radio Martí: contra Cuba y contra EEUU. Por Omar Pérez Salomón

Recientemente el sitio CubamoneyProject publicó en 813 páginas, el listado de los “periodistas y colaboradores” contratados entre 2003 y 2010 por la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB por sus siglas en inglés), para realizar labores de propaganda contra la Isla, desde las mal llamadas Radio y TV Martí.

Como antecedente, vale recordar que en septiembre de 2006 se dio a conocer por Oscar Corral en el diario The Miami Herald, que medio centenar de periodistas de distintos medios locales de Miami recibían dinero de Radio y TV Martí desde octubre del año 2001, al aparecer en la nómina de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba del gobierno estadounidense.
tomy-tv-martiYa en ese entonces, el coro mediático era bien variado en cuanto a voces, aunque con la misma gastada melodía de la propaganda anticubana, pues a los periodistas vinculados al Herald como Pablo Alfonso, Wilfredo Cancio, Olga O’Connor y Carlos Alberto Montaner, se añadían otros de diferentes medios, entre ellos, Juan Manuel Cao y Miguel Cosío del Canal 41, Ninoska Pérez, de Radio Mambí, así como otros muchos reporteros que laboraban en el Diario de Las Américas y las emisoras Telemundo y Univisión. Los periodistas que llegaron a cobrar las más altas cantidades eran Pablo Alfonso, acumuló pagos por unos 175 mil dólares, Olga Connor, quien cobró 71 mil dólares y Wilfredo Cancio Isla, que cobró 15 mil dólares entre 2001 y 2006.
Tres de los periodistas de El Nuevo Herald resultaron despedidos por este hecho; pero al poco tiempo fueron reintegrados a sus empleos por la presión de la mafia cubanoamericana de Miami.
En esta ocasión, al ver la lista de CubamoneyProject, lo que más llama la atención es que varios de los implicados en el escándalo citado, continuaron recibiendo dinero de la OCB, desafiando la ley federal que prohíbe terminantemente influir con propaganda oficial en la opinión pública de los Estados Unidos y vulnerando principios de la profesión como la imparcialidad y la objetividad.
En tal grado de degeneración ética se encuentran los reporteros Pablo Alfonso, Olga O’Connor, Juan Manuel Cao, Miguel Cosío y otros, que se enbolsillaron nuevamente, según consta en CubamoneyProject, varios miles de dólares a partir del 2007.
Para colmo, en la emisora anticubana los actos de corrupción, fraudes, nepotismo y amiguismo no han cesado en los últimos tiempos y prevalece una programación de mala calidad estética y ética, donde señorean la mentira, las groserías y el derroche del dinero de los contribuyentes norteamericanos, consumiendo más de 600 millones de dólares desde su creación. Hasta congresistas y especialistas norteamericanos en la materia, reclaman la desconexión de la emisora y reconocen que el presupuesto federal para las transmisiones de TV y Radio Martí es un despilfarro.
No por gusto, el conocido Council on Hemispheric Affairs (COHA) reclamó eliminar del presupuesto federal los 30 millones de dólares que recibe anualmente de los contribuyentes norteamericanos la OCB, que opera Radio y TV Martí. Es un negocio que no sólo opera contra Cuba sino contra la legislación y la economía de Estados Unidos.
(Tomado de La Pupila Insomne)

martes, 26 de abril de 2011

Manipular, mentir, fabricar: vale todo contra Daniel Ortega.Por Joakin Alfonso

Zaragoza. Por Joakin Alfonso, Comités Internacionalistas
El próximo 6 de noviembre se celebraran elecciones presidenciales y legislativas en Nicaragua. Desde que se conoció que el Frente Sandinista presentaba a Daniel Ortega como candidato a la presidencia del país, diferentes medios de comunicación del estado español han comenzado su "campañita" de manipulación y falsedades para deslegitimar la candidatura de Daniel.

A principio de Abril volvían a aparecer en el diario El País varios cables de la embajada Yanki de Managua con sus correspondientes artículos. "Los más buscados por EE UU: el sandinismo antidemocrático y corruptor (1)"y " Daniel Ortega, en la lista estadounidense de los más buscados (2)", eran los títulos de dichos artículos.

Unos días después, el 12 de Abril, el grupo Prisa anunciaba a bombo y platillo la entrega del premio Ortega y Gasset en categoría de "Periodismo Impreso" al periodista de La Prensa Octavio Henríquez por una serie de artículos sobre Tomas Borges relacionados con el "enriquecimiento del poderoso político nicaragüense" (3). Según el jurado este fue otorgado por una labor de investigación "minuciosa, valiente y bien documentada", realizada, además, "en condiciones adversas".

Y para rematar, desde Televisión Española se emitía el domingo 17 de Abril en su programa En Portada, el documental "Nicaragua al Alba". Según la presentación de la propia cadena "El programa repasa los últimos cuatros años del nuevo sandinismo y hace una disección de la clase política nicaragüense y de cómo el presidente Daniel Ortega ha logrado hacerse con los principales resortes del poder. En el reportaje también se aborda la forma en la que Daniel Ortega ha logrado suprimir el artículo de la Constitución que le impedía optar a la reelección en los comicios del 6 de noviembre de este año". Quizás lo único decente de este programa fue que en el tiempo que dura el programa no consiguieron que nadie de la gente del pueblo hablara mal de los programas sociales que realizado el gobierno sandinista aprovechando los recursos del ALBA.

Sobre los cables de la embajada gringa, es curioso que el artículo "Daniel Ortega, en la lista estadounidense de los más buscados", toma como referencia entre otros el cable 63040, con el título "Trilogía sobre los más buscados por EE UU en Nicaragua: el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)" (4). Este es el mismo cable que ya se publicó en este diario el 6 de diciembre de 2010 y que aparecía con el titulo "Cable en el que jueces sandinistas ponen en libertad a 'narcos' a cambio de dinero" (5) y en el que se basa el periodista Pablo Ordaz para publicar su artículo "EE UU: Chávez y el narcotráfico financian la Nicaragua de Ortega" (6).

Han pasado 4 meses desde la publicación del cable 63040 y El País sigue utilizándolo para desprestigiar y denigrar al presidente electo de Nicaragua. Nos imaginamos que este cable va a seguir dando mucho juego a este medio para seguir utilizándolo y deslegitimar cada vez que le convenga la candidatura de Daniel Ortega.

Volviendo a la "información" que nos brinda el redactor de El País, entre otras lindezas nos dice que en esos cables, el embajador Paúl Trivelli afirma que tanto Daniel Ortega como el FSLN "han recibido regularmente dinero de narcotraficantes internacionales para financiar sus campañas electorales". Según el articulista, en el cable las "valoraciones más duras se remontan a principios de los ochenta". También nos relata que "los hermanos Ortega habrían participado en el grupo que ordenó "la detención y tortura de miles de personas en cárceles y centros de internamiento", hechos que ocurrieron en el contexto de la guerra de principios de los ochenta entre el sandinismo y los "contras", financiados por EE UU. Siempre en ese entorno bélico, los dos jefes sandinistas "ordenaron numerosos asesinatos y desapariciones, incluyendo el asesinato de cientos de indígenas miskitos en sus asentamientos de la costa atlántica y la detención de miles en campos de concentración en 1981 y 1982".

En estos momentos en que "la memoria histórica" parece que empieza a ser un derecho de los pueblos, no esta de mas recordar algunos acontecimientos que se dieron en la Nicaragua de los 80 y que El País parece que ha olvidado. Al igual que hoy, en esos años, este medio intento engañar a la opinión pública española con sus mentiras, sus manipulaciones y su ocultación de la realidad. Su complicidad con la política exterior norteamericana quedo muy clara en algunas de sus editoriales y en los artículos que enviaban sus corresponsales desde Centroamérica.

Pero recordemos la historia. El 27 de junio de 1986 la Corte Internacional de Justicia de La Haya condeno a los EEUU por los ataques con explosivos contra puertos y otras instalaciones de Nicaragua (7). Las acusaciones mas importantes de esta sentencia y por la que se obligo a EEUU indemnizar a Nicaragua y acabar con todo hostigamiento fueron las siguientes: "entrenar, armar, equipar, financiar y abastecer a las fuerzas de la contra o de otra manera alentar, apoyar y ayudar en la ejecución de actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua; ataques contra territorio nicaragüense en 1983-1984; dirigir o autorizar sobrevuelos del territorio nicaragüense; colocar minas en las aguas internas o territoriales de la República de Nicaragua durante los primeros meses del año 1984; no dar a conocer la existencia y lugar de las minas por ellos colocadas; elaborar en 1983 un manual titulado "Operaciones Psicológicas en Guerra de Guerrillas" y difundir el mismo entre las fuerzas de la contra".

El gobierno de los EEUU jamás cumplió con esa sentencia (siguió con su guerra de baja intensidad hasta Febrero de 1990, cuando el FSLN pierde las elecciones) ni indemnizo a Nicaragua con los 17.000 millones de dólares en los que estaban calculados las perdidas del país. Su reacción fue salirse de la Corte Internacional de Justicia.

Pero quizás el articulista de El País desconoce lo que ocurría en aquellos años 80 y la credibilidad que tienen los dirigentes gringos cuando se refieren a Nicaragua y como fabricaban cualquier mentira para justificar su guerra contra el gobierno Sandinista.

La Revista Envío (8) publicaba en noviembre de 1986 refiriéndose a la manipulación del gobierno gringo "El más escandaloso de estos hechos iniciales de la campaña de desinformación fue la fotografía publicada en la revista derechista francesa Le Fígaro, en donde se presentaba a miskitos quemados vivos por los sandinistas. Cuando el entonces Secretario de Estado, Alexander Haig, blandió la revista con la foto ante las cámaras de la TV norteamericana, el autor de aquella fotografía la identificó inmediatamente como una que había tomado en 1978 durante la insurrección contra Somoza: los supuestos miskitos quemados no eran sino jóvenes sandinistas asesinados por la Guardia Nacional y a los que la Cruz Roja había incinerado después para evitar epidemias como se tuvo que hacer en muchas ocasiones en aquellos días".

Esta fábrica de mentiras en algunos casos llegaba hasta la ridiculez, pero desde algunos medios con tal de deslegitimar la candidatura de Daniel Ortega, vuelven a publicar estas mentiras. Quizás los campos de concentración a los que se refiere el cable sea en base a las declaraciones que también aparecen en el artículo de la Revista Envió, de Jeane Kirkpatrick, la Embajadora gringa en la ONU de esos años "También en aquel tiempo, Kirkpatrick, en el programa de TV "Informe MacNeill-Lehrer", denunció que los sandinistas estaban construyendo campos de concentración para 250 mil miskitos. Esta cifra es, tirando muy bajo, tres veces superior al número total de miskitos que existen en Nicaragua. Hay que tener en cuenta también que de ese total, sólo 22 mil vivían en territorios fronterizos y que de ellos, sólo 8.500 fueron desplazados a asentamientos que no tenían nada que ver con lo que se define como "campo de concentración".

En esa misma revista aparecen mas datos sobre las falsedades en las que algunos medios de comunicación participaban "Refiriéndose al discurso de Reagan del 9 de mayo de 1984 sobre la política norteamericana hacia Nicaragua, un periodista de la sección de análisis de una de las más importantes cadenas de periódicos de Estados Unidos, dijo: "Después de la mentira número 17, perdí la cuenta, pero no escribí una sola palabra sobre esto". En esa misma ocasión, otro periodista añadió: "Cuando el Presidente volvió a hablar de la persecución a los judíos, no podía creerlo. Ya habíamos enviado tres equipos a Nicaragua por este asunto y con dificultad lograron encontrar a un judío... Pero esta vez no podíamos volver a hablar sobre ese asunto".

Pero si algo no deberíamos de olvidar es como se financiaba la contrarrevolución. Esta provenía de por lo menos tres fuentes: la CIA, el tráfico de armas a Irán y el tráfico de drogas. Todo esto a pesar de las prohibiciones del Congreso de los Estados Unidos.

Sobre el Irán Gate lo mejor es leer los testimonios de uno de sus ejecutores, el terrorista Posada Carriles quien en esos años ejercía de mercenario en El Salvador y que lo explica con lujo de detalles en "Los Caminos De Guerrero. La red de abastecimiento a la Contra Abril de 1986" (9). Textualmente dice "La carga del avión, unas 80.000 libras, había sido adquirida por el grupo del teniente coronel Oliver North, asesor del Presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan en materia de seguridad, que habían creado una red de abastecimiento para apoyar a los Contras. Como bien se sabe, el congreso norteamericano había prohibido al gobierno que le suministrara material bélico a las fuerzas rebeldes en Nicaragua; solamente se permitía la ayuda no letal: uniformes, botas, medicinas, etc. La CIA. que estaba a cargo de este proyecto, veía con muy buenos ojos que un grupo independiente apoyara con armas y municiones a los rebeldes antisandinistas" ... "Se destapa la olla del famoso caso conocido como IRANGATE, en el que la ganancia obtenida por la venta de armas a Irán, fue utilizada para comprar y suministrar pertrechos bélicos a los Contras" ... "¿Quién podía negar que esta era una operación permitida y controlada desde Washington? analicemos: Oliver North era asesor de seguridad del presidente Reagan. Desde la Casa Blanca se establecía comunicación y se daban directrices a nuestros teléfonos. Las máquinas codificadoras y descodificadoras de conversaciones telefónicas estaban restringidas al uso del Consejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos y en cada una de nuestras casas había una. Casi todos, por no decir todos los pilotos, habían volado para la compañía Southern Air, que nos apoyaba con sus costosos aviones L-100 y cuyo personal, pilotos, mecánicos, etc., trabajaban para nosotros; era una compañía que pertenecía a la CIA, o que hacía trabajos para ella. Todos estos elementos indicaban que era muy difícil que Reagan no estuviera al tanto de todo lo ocurrido".

En cuanto a la financiación por medio del narcotráfico, también se puede encontrar en la Web Nuestra America.info (10) información bien detallada

El Cartel de Medellín montó una infraestructura en Yucatán para facilitar la introducción de cocaína en los EE.UU. Para esta operación, según documentos hechos públicos por el gobierno estadounidense, relacionados con el caso Irán-Contras, contó con el apoyo de la CIA. Los traficantes de droga colombianos apoyaban económicamente a la Contra a cambio de la vista gorda que hacían las autoridades de aduanas de los EEUU. Según la DEA más de 50 toneladas de cocaína fueron introducidas en Estados Unidos.

Y aún con todas estas realidades, El País seguirá creando la duda ante sus lectores con los cablecitos de la embajada Yanki.

Pero algunos, ni podemos, ni queremos olvidar la agresión criminal que sufrió Nicaragua por parte del gobierno estadounidense y que causo mas de 50.000 muertos, miles de lisiados de guerra y una nación en escombros. Desde la Solidaridad Internacionalista no debemos permitir que aquel crimen contra la humanidad cometido en nombre de la "democracia" imperial quede en el olvido.

La Revolución Sandinista fue un ejemplo de dignidad, de busca de la justicia social, de apuesta por una democracia plena, de Solidaridad entre la gente y ni quiera que el País, ni ningún medio de comunicación farsante vayan a poder manchar lo que con tanta sangre y esfuerzo construyo el pueblo nicaragüense.

En cuanto al premio Ortega y Gasset que le han entregado a Octavio Enríquez pues la verdad que como mínimo sorprende que con la que esta cayendo a nivel de acoso a los periodistas en tantos lugares del mundo, se hayan fijado precisamente en Nicaragua. No vamos a entrar en si sus acusaciones son ciertas o no, en Nicaragua existe un estado de derecho tan "creíble" como el del estado español o cualquier país europeo y tendrá que ser la justicia quien decida si Tomas Borges debe de ser condenado. Hasta la fecha solo ruido mediático ha producido el tan laureado trabajo investigativo de Octavio Enríquez.

Lo sorprendente son los argumentos que se utilizan para otorgar el premio. Según el jurado la serie de artículos elaborados por Octavio Enríquez salieron a la luz a pesar de las presiones y amenazas recibidas. Parece que siguiendo los pasos de los EX sandinistas, se quiere dar una imagen de que en Nicaragua se persigue a los medios de comunicación. Cualquiera que llegue a Nicaragua puede comprar los dos periódicos de mayor tirada nacional, La Prensa y El Nuevo Diario y leer en grandes titulares descalificaciones, insultos e improperios contra funcionarios del gobierno, incluido Daniel Ortega. Que sepamos, por todos esos titulares y noticias no ha existido ninguna detención a periodistas, ni siquiera acusación ante el juez por injurias, ningún medio ha sido clausurado, ninguna edición de periódicos ha sido censurada, Nicaragua es con diferencia el país con mayor libertad de expresión de toda la región y nada tiene que envidiar a las "democracias" occidentales, en Nicaragua cada quien dice lo que le da la gana. Si lo comparamos con nuestra "democracia" española, donde periódicos como Egunkaria son retirados de la circulación y siete años después la Audiencia Nacional absuelve por falta de pruebas delictivas a sus directivos, pues quizás habría que pensar que los nicas nos podrían dar lecciones de libertad de prensa.

Pero además, gran parte de estas investigaciones periodísticas contra funcionarios del gobierno sandinista son financiadas con fondos de la "cooperación" extranjera. Según la pagina Web del IEEPP (Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas) (11) mas de US$ 250.000 fueron entregados por el Fondo de Apoyo al Periodismo de Investigación, dentro del programa "Vida en Democracia" financiado por Dinamarca, Finlandia, Suecia y Gran Bretaña.

De estos US$ 250.000, Carlos Fernando Chamorro, antiguo director de Barricada (el periódico del FSLN en los 80’) y hoy en día líder de la oposición mediática al Frente Sandinista y uno de los impulsores del periodismo "investigativo" contra funcionarios del gobierno solamente, recibió US$ 91.184,25 para financiar sus medios de comunicación "Esta Semana" y "Confidencial", en total realizó 51 trabajos de periodismo de "investigación". Otros US$ 67.000 fueron repartidos a El Nuevo Diario y La Prensa para hacer investigaciones de esas que después "premiaron".

Mientras esto pasa en Nicaragua, en 2010 más de 15 periodistas fueron asesinados en Honduras simplemente por informar. Pero para el Grupo Prisa, seguro que en Honduras la profesión de periodista se puede ejercer sin ninguna "presión" y "amenaza". Podríamos hablar también de casos en México, Colombia y otros países donde ejercer la profesión de periodista supone jugarse la vida. Pero a saber porque, a los ilustrísimos del Grupo Prisa les intereso más una historia de Nicaragua que seguro que si se dan una vuelta por cualquier comunidad del estado español la pueden encontrar a patadas.

Faltan todavía 7 meses para las elecciones de Nicaragua, pero está claro que desde algunos medios de comunicación, a los que seguro se sumarán algunas organizaciones no gubernamentales, sociales y políticas del estado español, tienen clara la estrategia: deslegitimar la candidatura de Daniel Ortega. Para ello, vale todo. Manipular la historia, injurias, mentiras, medias verdades, premios y reconocimientos a opositores del gobierno, todo vale con tal de que la candidatura de Daniel Ortega este en entredicho aun antes de que se produzcan las elecciones. Quizás y peor para ellos, todo se deba a que las mayorías de las encuestas realizadas hasta la fecha dan una victoria del FSLN con una amplia mayoría para las elecciones del 6 de Noviembre.

Notas:

1:http://www.elpais.com/articulo/internacional/buscados/EE/UU/sandinismo/antidemocratico/corruptor/elpepuint/20110403elpepuint_2/Tes
2:http://www.elpais.com/articulo/internacional/Daniel/Ortega/lista/estadounidense/buscados/elpepuint/20110401elpepuint_10/Tes
3:http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Premio/valor/periodista/elpepisoc/20110412elpepisoc_5/Tes
4:http://www.elpais.com/articulo/internacional/Triologia/buscados/EE/UU/Nicaragua/Frente/Sandinista/Liberacion/Nacional/FSLN/elpepuint/20110403elpepuint_3/Tes)
5:http://www.elpais.com/articulo/internacional/Cable/jueces/sandinistas/ponen/libertad/narcos/cambio/dinero/elpepuint/20101206elpepuint_37/Tes
6:http://www.elpais.com/articulo/internacional/EE/UU/Chavez/narcotrafico/financian/Nicaragua/Ortega/elpepuint/20101206elpepuint_36/Tes
7: http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Nicaragua_contra_Estados_Unido
8: http://www.envio.org.ni/articulo/504
9: http://www.latinamericanstudies.org/book/caminos-guerrero-23.htm

Honduras: El derecho a la tierra es derecho a la vida. por Giorgio Trucchi - Rel-UITA

Honduras : El derecho a la tierra es derecho a la vida
Derogación del Decreto 18-2008 profundiza la injusticia y el conflicto en el área rural

por Giorgio Trucchi - Rel-UITA

http://www.rel-uita.org/agricultura/palma_africana/mision_bajo_aguan/derecho_a_la_tierra-derecho_a_la_vida.htm

El pasado 14 de diciembre la Corte Suprema de Justicia de Honduras (CSJ) derogó el Decreto 18-2008. Con esa conquista, las organizaciones campesinas habían logrado echar a andar una posible solución para el delicado tema de la “mora agraria”1. Su derogación, fuertemente impulsada por los latifundistas, podría agravar el conflicto agrario en el país.

De acuerdo con el informe “Reforma Agraria y Conflicto Agrario en el Bajo Aguán”, elaborado por el director ejecutivo de FIAN Internacional en Honduras, Gilberto Ríos, casi la mitad de la población rural hondureña vive con ingresos inferiores a 0,5 dólares diarios, y cerca del 25 por ciento con menos de 25 centavos de dólar. En este sentido, si utilizamos como línea de pobreza el costo de la canasta básica, en el área rural se obtiene que "2,8 millones de hondureños del sector viven con un ingreso inferior a la línea de pobreza. Este grupo representa más del 75 por ciento de la población rural”, expresa el informe de Ríos.

La lucha reivindicativa campesina para el derecho al acceso a la tierra y a una vida digna logró un primer avance con la aprobación del Decreto 18-2008, con el que se comenzó a resolver los conflictos generados por la “Mora Agraria”.

La decisión de la CSJ evidencia la falta de interés en encontrar una salida a la grave problemática que se vive en la zona rural de Honduras, y que está provocando una profundización de los conflictos.

Como ha podido constatar la Misión Internacional -que en estos días está evaluando la situación de los derechos humanos en el Bajo Aguán- los conflictos agrarios han dejado un preocupante saldo de muertos, heridos y perseguidos.

“La derogación del Decreto 18-2008 va en sentido contrario a la solución de la problemática agraria hondureña al impedir la distribución equitativa de los recursos y con ello, de la superación de la pobreza. Además -continúa Ríos en su informe-, incentiva las tomas de tierra como única salida a la inexistencia de políticas públicas que cumplan con el mandato constitucional y los convenios internacionales, especialmente cuando se trata de los derechos económicos, sociales y culturales, que hablan de aspectos tan básicos para la dignidad humana”.

Acción y reacción

“Ante esta injusta decisión de la CSJ, las organizaciones campesinas reaccionamos con movilizaciones y tomas de carreteras. Estamos avisándole al régimen de facto de Porfirio Lobo que no estamos de acuerdo con esta decisión y que la protesta se va a intensificar”, dijo a la Misión Internacional el directivo de la Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), Santos Cruz.

Según Cruz, esta decisión ya ha provocado varios desalojos violentos y hay miles de personas que están quedando sin respaldo legal, sobre tierras que están en su posesión desde hace décadas.

“La gente está hastiada y no está dispuesta a dejar que la desalojen de sus tierras. Habrá tomas de carreteras en el Bajo Aguán y en todo el país, y la situación puede volverse muy difícil. Si la ley ya no nos ampara, vamos a defender lo que es nuestro, cueste lo que cueste. Aquí no se trata solamente del Decreto -continuó Cruz-, sino de una situación insostenible que vivimos los campesinos y de nuestro derecho a la tierra.

Los terratenientes y productores palmeros están encendiendo el fuego. Es muy probable que en los próximos meses haya movilizaciones y tomas de tierras en todo el país”, concluyó el directivo de la CNTC.

Notas:

Galería de fotos http://www2.rel-uita.org/galeria/?id=149

Bajo Aguán: Silencio sepulcral de la comunidad internacional. Giorgio Trucchi - Rel-UITA

Honduras
Bajo Aguán: Silencio sepulcral de la comunidad internacional
Misión Internacional de derechos humanos se reúne con G16¹

Por Giorgio Trucchi - Rel-UITA
http://www.rel-uita.org/agricultura/palma_africana/mision_bajo_aguan/silencio_sepulcral_de_la_comunidad_internacional.htm

La Misión Internacional se reunió con el G16 para compartir las primeras conclusiones surgidas en la visita de campo efectuada recientemente. También se propuso conocer cómo valora este Grupo la situación de los derechos humanos en el Bajo Aguán y en el país, qué está haciendo sobre ese tema y cómo la Unión Europea (UE) aplica las directrices comunitarias destinadas a proteger a los defensores de los derechos humanos.

Las organizaciones que integran la Misión Internacional de derechos humanos actualmente presente en Honduras se declaran “atónitas” ante el silencio sepulcral de los países y organismos multilaterales que conforman el G16.

Pese a las documentadas denuncias presentadas acerca de las graves violaciones a los derechos humanos en el Bajo Aguán, la reacción del cuerpo diplomático y de los organismos multilaterales en Honduras no solamente fue nula, sino que dejó entrever una preocupante indiferencia.

“En el Bajo Aguán pudimos constatar una sistemática violación de los derechos más elementales, con consecuencias sobre las personas que son preocupantes e indignantes”, señaló el coordinador para Centroamérica de FIAN Internacional, Martín Wopold Bosien.

Según Wopold, la Misión detectó un proceso acentuado de “criminalización de la lucha campesina”, el total incumplimiento de los acuerdos firmados por Porfirio Lobo con las organizaciones de la zona y “ningún tipo de esclarecimiento de los 18 asesinatos ocurridos en 2010”.

Como contracara, señaló la paradójica rapidez judicial para actuar contra los campesinos, donde se reportan más de 200 juicios en su contra.

“Hemos constatado la falta de seriedad de la Fiscalía y un descontento generalizado en la zona, lo cual podría desembocar en un peligroso aumento de la conflictividad. Además -explicó el directivo de FIAN Internacional-, no se están aplicando los estándares internacionales en materia de desalojos. Son acciones violentas ejecutadas premeditadamente, sin respaldo legal, y representan clarísimas violaciones a los derechos humanos”, dijo.

Estas graves denuncias fueron complementadas con datos presentados por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) según la cual se han producido 274 casos de amenazas a defensores de derechos humanos y 96 asesinatos durante el mandato de Porfirio Lobo, 34 de los cuales están relacionados con conflictos agrarios.

El capítulo Honduras de FIAN Internacional pidió también a la representación diplomática de la Unión Europea tener acceso al informe elaborado a raíz de una visita de campo realizada por esta delegación en el Bajo Aguán, así como qué tipo de acciones se piensa emprender al respecto.

Sí, pero no

La respuesta del G16 ha sido insatisfactoria y contradictoria. “No tenemos una posición, pero sí una preocupación generalizada por lo que ocurre en el país, y se lo estamos expresando al gobierno de Honduras”, contestó Peter Versteeg, presidente pro-tempore del G-16.

La Misión pidió también conocer los criterios por los cuales se mantiene el financiamiento de la Unión Europea a instituciones del Estado vinculadas con la represión y el golpe de Estado, y el fundamento para la aprobación de programas del Banco Mundial que benefician a la Corporación Dinant, empresa controlada por el terrateniente y productor palmero Miguel Facussé, principal responsable de la salvaje represión en el Bajo Aguán.

“¿Cuál es el mecanismo de control que utilizan para estar seguros de que ese dinero, desembolsado durante el golpe, no se use para la represión?”, preguntó Wopold Bosien.

Las respuestas evasivas de algunos de los miembros del G16 fueron interpretadas como una clara señal de la falta de compromiso de este organismo ante la grave situación que viven miles de familias campesinas del Bajo Aguán y de toda Honduras.

Finalmente, de manera inexplicable, a este corresponsal de la Rel-UITA no se le permitió ingresar su equipo fotográfico a la reunión, violando su derecho a la libre información

Notas:

¹ Grupo de Seguimiento a la Declaración de Estocolmo, que da seguimiento al proceso de reconstrucción y posteriormente al de transformación de Honduras después del huracán Mitch (1998), conformado por Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Suecia, Japón, Italia, Países Bajos, Reino Unido, Francia, Suiza, Banco Mundial, BCIE, BID, FMI, PNUD y la Unión Europea

Misión Internacional se reúne con Comisión de Verdad : http://www.rel-uita.org/agricultura/palma_africana/mision_bajo_aguan/reunion_comision_de_verdad.htm